porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

6.7.13

La palabra prohibida II

Ya no quiere regalar besos. Los quiere prestar. O regalarlos y que, aún así, se los quieran devolver.
No tiene ganas de comprarle un trago. Quiere tomarselo él solo y que ella quiera compartir la borrachera.
No se le canta invitarla a comer. Le gustaría que ella le prepare algo, no por el machismo de que "las mujeres a la cocina", sino porque ella tenga real voluntad de que él desguste algo que ella le dedicó tiempo, energía, y, ¿por qué no?, amor.
No le gustaría pagar taxis. No porque no pueda, ni tampoco porque no le pinte: sino porque le encantaría cruzarse con quien quiera dormir con él, y él con ella; y hacer el amor hasta el mediodía, o la tarde, o la noche, y tener esa sensación de "¿dormimos en el medio o no paramos de coger y darnos besos?".

La alarma del celular sonó, lo aturdió ese ruido insoportable, se terminó lo que tanto tiempo le dio "felicidad". Con comillas. Ahora espera algo que le de eso mismo sin ningún signo de puntuación alrededor, ni excusas: el sentimiento en su mambo más puro, más en mayúscula, más gritado, más que lo deje afónico.

Hay cosas por las que vale la pena quedarse sin voz. Y vivir así para siempre. Aunque desde otra perspectiva sea un poco incómodo.

16 comentarios:

  1. Anónimo07:25

    muy bueno chabonaaa

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:04

    Te amo @julian_rome

    ResponderEliminar
  3. Anónimo23:55

    me encanta mucho como escribis loca, sos una genia! segui asi

    ResponderEliminar
  4. Siempre leo lo que escribís... a veces siento empatía por lo que escribís y otras veces, sólo soy un lector que nada en tus pensamientos...
    esta vez... esta vez fue distinto...
    esta vez tocaste una fibra sensible en mí... sentí demasiada empatía... demasiada... sentí que hablabas de mí...

    En fin... gracias por seguir escribiendo en este espacio.

    ResponderEliminar
  5. Vale la pena quedarse son voz, pero nunca afónicos de sentimientos.

    Saludos!!

    J.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo01:46

    como me gustaria entrar en tu cabeza por una hora, que manera de ver las cosas. es como muy loco, pro me encanta, sos una genia|

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:07

    Sos una genia!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo22:37

    Me pareció extremadamente malo. Y lo dice alguien que estudia periodismo y tiene muchísima literatura encima.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo00:06

    Sos un 10!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo00:54

    Gracias nati, de corazon, soy una simple lectora de quien expresa lo que siente de la forma más loca y real posible

    ResponderEliminar
  11. Anónimo09:06

    enhorabuena, lo que escribes es muy bueno!!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo14:36

    una genialidad... me doy cuenta porque al terminar de leerlo, terribles ganas de coger me da!

    ResponderEliminar
  13. Si bien hace mucho no comentaba, nunca dejé de leerte.
    No podía dejar de comentar esto, siento que pispeaste mi historia y la plasmaste en palabras. Amaría poder expresarlo así, como se lee acá, así, tal cual.
    Genia, Nati, como siempre.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.