porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

30.7.13

La novela

- Te amo. – me dice.
Thiago me besa y el alma se me prende fuego, después de tantos días fría y apagada. Que nuestros labios encajen perfecto, como si hubieran sido una misma pieza cortada en dos, me lleva a tomar la decisión: esta vez me voy a quedar para siempre y él va a ser mi primer hombre. Ahora, ya mismo, en esta playa desierta, con el sol cayendo por atrás del mar y la luna asomándose desde los árboles. Se lo quiero decir, pero no sin antes contarle quién soy.
- Esperá, amor. Necesito que hablemos. – interrumpo, nerviosa y seria.
- ¿Qué pasa? Me asustás, Clara. 
- Sentate, por favor. – le pido y accede enseguida.

Hoy al mediodía volvía a mi casa desde la facultad como de costumbre, con los auriculares en mis orejas,  casi en una realidad paralela, totalmente ajena al ruido de los autos y a la contaminación visual de Capital Federal. “Me caigo adentro tuyo”, cantaba a la par de Joaquín de Jeites. De nuevo, no había sido un buen día. Lo único que quería era llegar a mi cuarto, encerrarme y ponerme a escribir, para así entrar en otro mundo y dejar atrás todo lo que me angustiaba. 

Al rato llegué, mamá me criticó por estar vestida como una puta: “después te quejás de que no tenés novio, así nadie te va a tomar en serio”. Tenía una calza y un sweater, no me parecía excesivamente provocador, por lo que se lo dije. “Encima no te das cuenta de que eso no te favorece, te marca todos los kilos que tenés de más”, me señaló. Preferí no responderle, ni tampoco contarle que no había promocionado ninguna de las tres materias que me faltaban para terminar el CBC de Letras. Elegí ir a hacer en ese mismo instante lo que me iba a alejar, otra vez, de esa vida de mierda. Si esta vez escribía algo copado, podría vivir de eso, y qué importaba que nunca me recibiera si finalmente salía bien.

La historia ya la tenía pensada. La de la semana pasada había estado buena pero le faltaba algo para que realmente durara, para que sea una novela y no un cuento corto. Tenía que ser bien lejos, en un lugar donde nadie pudiera intervenir, donde todo saliera bien. Quizás sería un relato aburrido, pensé, pero qué importaba si yo iba a estar feliz. Al  fin y al cabo lo de la facultad no me serviría de nada, total sólo tenía que escribir el principio y lo otro se iría dando solo. 

“Clara estaba en una playa desierta, Thiago la miraba con deseo y amor profundo”. Esta vez, con un renglón bastó. Sentí un mareo inmenso, tuve que cerrar los ojos para no vomitar o caerme al piso. Cuando los abrí de vuelta, ahí estaba la isla, ahí estaba Thiago, no tan igual a como lo había imaginado, pero perfecto como en los cuentos. 

- Te amo – me dijo, y me besó. Decidí que esta vez no iba a volver, que no correría a buscar un cuaderno para ubicarme en mi vida real nuevamente, que quería quedarme ahí para siempre, y para eso debía contarle cómo había llegado. Le dije que le tenía que decir algo, pero al final opté por no hacerlo. Hice que se siente, pero finalmente improvisé:
- Acordate que le tengo mucho miedo a las lapiceras. Por favor quememos la última que nos queda y que nunca se te ocurra alguna locura como ponerte a escribir o algo así.

8 comentarios:

  1. Anónimo15:54

    no puedo creer lo increible que escribis. Me encanto

    ResponderEliminar
  2. @violetierrez16:01

    Excelente

    ResponderEliminar
  3. No vengo a reclamar el dinero! Que lindas que son esas escapadas, te felicito.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo23:35

    Por primera vez no entendí tu entrada, y eso que leí toda, y por todas quiero decir toooodas. Si te copa comentame acá abajo y sacame la duda. Saludoss

    ResponderEliminar
  5. Me encantó Nati, en serio. Te paso uno que escribí yo, me gustaría tu opinión.

    http://eelmundodesofia.blogspot.com.ar/2013/07/exilio.html?m=1

    Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta Nati, simplemente eso

    ResponderEliminar
  7. Anónimo15:35

    Flaca sos grosa!!! Segui escribiendo

    ResponderEliminar
  8. Anónimo00:21

    Nati jota,me encanto,sos la perfecion piba,escribis,jugas fut,y vas a cubrir los Juegos Olimpoco ,na!

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.