porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

19.10.13

Asesíname

Me puse la remera. Su remera. Es la misma que hace meses, pero no la siento igual. Yo soy otra, y es como si ella fuera otra. Podría estar siendo un pijama antiguo mío o de mi vieja, o una remera de Independiente de un amigo. A esta altura es lo mismo.

Y a un metro, o tres, o cien, o diez centímetros. También suena la misma canción. Exactamente ESE tema. Lo lloré, lo sufrí, me despedazó, me sentí absorbida, me desnudó aunque no me sacó la ropa (o sí, y me dejó sin nada asdemás de eso). Hoy lo escucho vestida, de cuerpo, de alma, de esencia, de piel, de mente. La piel no se me pone en puntitos, está calma, lineal, aburrida, neutra. Y eso que tiene ganas; después de tanto tiempo de rogar ser afectada, hoy se arrodilla ante la idea de movilizarse con algo, aunque esa movilización implique inquietud, dudas y lágrimas.

Vi más veces nuestra película sola, que con él. Caminé esas calles más días en soledad, que de su mano. Tiré más ese chiste a extraños, que a él que tanto lo hacía reir (y se lo contaba sólo porque su risa me llevaba a un lugar al que nadie podía, como si fuera una puerta mágica de la que sólo tenía la llave mi voz y mi ocurrencia). Recorrí mi propio cuerpo en más oportunidades con mis manos que con las suyas. 
La película fue una mierda. Las calles, tristes. El chiste, insípido (y nadie se río). Mi cuerpo, insensible. La noche sigue siendo noche pero es mucho más oscura, aunque haya luna llena. Y lo peor de todo eso es que no me duele ni un poquito.


Para hacerme sentir todo eso y después dejarme parada en el medio del desierto, me hubieras matado antes. Esto de matarme de a poquito además de triste es bastante aburrido.

12 comentarios:

  1. Tenes alma de escritora. Seguí así.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo14:17

    tu blog es sagrado

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16:37

    Sos muy genia! Muy pocas cosas logran gustarme aún sin indentificarme, pero posta que esto me llego. Felicitaciones por lo lindo que escribis♥

    ResponderEliminar
  4. Qué bien escribís. Sí, muchísimas cosas pierden el sabor cuando se deja de disfrutarlas con alguien. Tiempo al tiempo. Ya vas a poder saborear todo sola, o va a venir alguien mejor.
    Me gustó muchísimo tu blog, te sigo.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Dicen que cuanto más cambian las cosas, más siguen igual. Quizá, y ésto es sólo una interpretación, todo haya sido siempre del modo en que lo estás viendo, sólo que antes no te percatabas de ello.

    Si, eso suena a un mundo mucho más triste, lo se.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo21:46

    Idola,sin palabras

    ResponderEliminar
  7. Si para estar ahora enamorado, fue menester haber estado herido.
    Tengo por bien sufrido lo sufrido, tengo por bien llorado lo llorado..

    Me encanta como explayás lo que te pasa en texto.

    Saludos, y seguí así.-

    ResponderEliminar
  8. Porque después de todo he comprobado, que no se goza bien de lo gozado, sino después de haberlo padecido.

    Que buen descargue, que linda forma de expresar lo que te pasa.
    Seguí escribiendo, que es gratis, y nutre.

    Saludos.-

    ResponderEliminar
  9. Anónimo04:43

    A veces, como ahora, me siento mal y leo esto, y de alguna manera me hace sentir bien. Es tan la historia de mi vida. Es tan "eso" que siento y no puedo explicar.
    Nunca hago este tipo de comentarios, pero esto que vos escribiste tal vez una tarde al pedo en tu casa, a mí me llena (y mucho).
    Y eso, gracias.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo13:55

    Great writer! Go for it! You'll be a good writer.
    Xoxo

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.