porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

10.9.13

¿Para lelas?

Son las 10 y 10 de la noche y la mesa ya está puesta. Mientras revuelvo la olla de fideos (no sé qué estará haciendo la mucama, pero no quiero que se pasen), Tomy llora y yo trato de calmarlo. Se distrae con un autito de juguete y yo aprovecho y le mando un mensaje a Fabián, el tercero en la última media hora. La reunión debe haberse puesto tensa y complicada como generalmente y por eso demora. Espero que éste me lo responda, al menos para saber si esperarlo, o darle de comer al nene y esperarlo yo, o comer con el nene y que coma después solo. “Y? Ya venís?”. “Enviar”.

Tomy grita y revolea al autito contra un mueble. “Vení, vamos a jugar a la compu”, le digo. Abro la notebook, hace mucho no la uso, Fabi se la lleva siempre a trabajar. Me pide una contraseña, pruebo su fecha de nacimiento, la mía, el día de nuestro casamiento, el cumple de Tomy, el nombre del perro, nuestra dirección, nuestro teléfono, su documento; no es ninguna. El nene se pone como loco, grita “¡compu!” desaforadamente y yo ya no sé cómo calmarlo.

Son las 11 y media, Tomy se quedó dormido en el sillón. Me alegra porque ya no molesta, pero como Fabián no me respondió, no resolví lo de la cena y por ende no comió. Los fideos se pasaron. Me llega un mensaje: “estoy en camino”. No tengo idea de dónde fue la reunión pero supongo que no demorará mucho. Me siento al lado del nene y relajo la cabeza, la mente, el alma… y me quedo dormida.

Suena el timbre, me despierto sobresaltada. Tomy ni se inmuta. Miro el reloj: la una de la mañana. Pregunto por el portero eléctrico quién es y me responde Fabián. Mando a Clarisa a que abra, a ver si esta mucama hace algo bien alguna vez en su vida. Cuando entra, mi marido me besa rápido y sigue de largo, tiene cara de cansado y un olor rico que no puedo descifrar.
- Qué tarde, amor.
- Sí, se retrasó todo, me perdí para volver, un quilombo tremendo. – me responde mientras sube la escalera.
- ¿Dónde vas? ¡Cenemos que es la una de la mañana!
- Ya cené. Me pego una ducha y me voy a dormir.

Yo no tengo hambre y no vale la pena que lo despierte al nene. Guardo los fideos en un tupper, llevo a Tomy a su cama, me pongo el pijama y me acuesto en la mía. Fabián se está bañando. Le suena el celular, como no puede atender él, lo hago yo.
- ¿Hola?
- ¿Quién habla? ¿Fabián? – me responde una mujer.
- Soy Claudia. ¿Quién habla ahí?
- ¿Claudia? ¿Qué Claudia?
- ¿Quién habla? – vuelvo a inquirir.
Justo Fabi sale de bañarse, se acerca rápido, me saca el teléfono y corta.
- Están llamando equivocado desde hace varios días. Ya me rompe los huevos. 
- No te preocupes, amor. ¿Compraste los pasajes a Miami?
- Sí. También ya tenemos los internos de Estados Unidos, y los que después nos van a llevar hasta Europa. Ah, creo que te voy a dar mi auto porque me quiero comprar otro, me cansé ya. El tuyo se lo podemos dar a tus viejos o a tu hermana.
- Ah, bueno, dale. Hasta mañana. – le digo, y lo beso.

Me giro, quedo acostada de espaldas a él, mirando a la mesa de luz. Agarro mi celular, tengo un mensaje de Oscar, me alegro mucho. Lo abro y leo: “te amo, mi amor, espero que nos veamos mañana”. Le respondo que sí, que Fabián se va a Tailandia por un viaje de trabajo y que a Tomy lo voy a dejar en lo de mis viejos. Me duermo feliz.

18 comentarios:

  1. Anónimo13:39

    Muy pero muy bueno!!! Excelente!! Genial!! Queremos el libro!!! jajaja

    ResponderEliminar
  2. Anónimo14:35

    Buen-ísimo

    ResponderEliminar
  3. Siempre creemos ser los primeros en descubrir algo y, cuando lo hacemos, nos percatamos que fuimos unos ingenuos...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo21:43

    amo tanto tu blog

    ResponderEliminar
  5. Anónimo16:05

    muy muy muy bueno. te juro que sueño en escribir como vos, buenisimo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo15:10

    EXCELENTE.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó! Le diste un buen giro a la historia

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:30

    Muy buen final, felicitaciones!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:58

    Soy tu fan nati jota, sos una idola flaca

    ResponderEliminar
  10. Anónimo15:42

    Buenisimo!!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo16:56

    Sos una genia

    ResponderEliminar
  12. Anónimo23:44

    GRAN FINAL, muy buena

    ResponderEliminar
  13. Anónimo02:08

    Triste, real, me hace pensar que es todo al pedo.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo00:13

    Cuando pensas que ya sabías el desenlace y te cambia los esquemas, tremenda!

    ResponderEliminar
  15. Simplemente genial,! Abrazo Nati seguí escribiendo.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.