porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

4.9.13

Me desilusionó estar desilusionada

En la falta de sentir que consideré compañera los primeros 17 años de mi vida, deseé con todas mis fuerzas que algo me hiriera a tal punto de querer estar encerrada días y días escuchando la música más triste y escribiendo sinsentidos en los que volcara mi eterno sufrimiento. No tenía freno alguno para decirlo: quiero sufrir, quiero que me lastimen, quiero poder odiar al amor en vez de simplemente, desconocerlo.

Nada de lo que esperaba llegó. 

Entendí que el dolor a veces pasa más por la intriga de no saber qué hacer, que por lo sucedido en sí. Que nunca el sufrimiento es simplemente "te odio" y un par de canciones tristes. Que la angustia tiene que ver con la lucha entre el necesitar a alguien y aborrecer su actuar. Que sufrir no es únicamente una tarde de lluvia mirando una película triste, si no que es la lucha eterna entre el quiero y el debo. La pelea entre el amor hacia uno mismo y el amor innegable hacia otro.

Eso es sufrir por amor. Es no saber si dejarse vencer en algún modo, para en otro sernos fiel a nosotros mismos y brindar de vuelta por el amor; o traicionarnos en nuestro sentido más sincero para sentirnos fuertes en el otro, y decir adiós a aquello que nos mintió pero, también, nos enamoró.

Es que sí. Eso que tanto esperaba no tenía por qué ser tan simple.

11 comentarios:

  1. no sé por que será que se me puso la piel de gallina, genia

    ResponderEliminar
  2. Anónimo22:27

    Excelente

    ResponderEliminar
  3. Anónimo05:01

    Nati, sos una genia escribiendo. Aca te dejo algo que se me ocurrió un dia y escribi...

    Cada relacion es como un libro. Puede ser un libro con final feliz, digno de ser leido, o lo contrario, uno con final triste y decepcionante, uno de esos libros que al terminar te preguntas porque habras perdido tiempo en leerlo. Pero despues pensas y decis, lo bueno es que yo lo lei, no me lo contaron, yo se que no era un libro para mi, no me gusto a mi, quizá a otro si, quizá a otro le parezca fascinante; y es ahí donde decis, el tiempo no fue en vano, porque me dejo en claro que tipo de libro me gusta y cual no. Lo unico que tienen en comun los libros con finales felices y los libros con finales tristes, es que todos, indiscutiblemente todos, ya sea muy largo, o muy corto, todos terminan. Como el amor.

    Firma: mjs

    ResponderEliminar
  4. Anónimo18:07

    Sos la mejor, encerio, beso desde Uruguay y nunca dejes de escribir. Yo tengo pila de ganas y realmente descubrir tu blog me termino de decidir

    ResponderEliminar
  5. Tenés mucho talento para expresarte. Me encantó!

    ResponderEliminar
  6. GonSolaba20:57

    Caí aca en tu blog. Leí tres notas nomás. Me di cunta que tenes una capacidad para llevar la historia que expones a la imaginación que es brillante. Te felicito y coincido en que tendrías que escribir un libro con historias de un momento o de lo que se te ocurra. Genia!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo02:11

    te amo,segui escribiendo,posta,me llega al alma lo que escribis,el dia que saques un libro voy a ser el primero que lo voy a comprar.genia

    ResponderEliminar
  8. Anónimo15:11

    Es increíble lo que me haces sentir, me veo reflejada en cada cosa que escribís! Se me caen las lágrimas. Porque superar nunca.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo02:30

    Pensaba igual que vos, estaba esperando que me rompieran el corazón por que simplemente tenía ganas de enamorarme....... Después me di cuenta que hubiese preferido que me pise un scania

    ResponderEliminar
  10. Anónimo02:31

    Pensaba igual que vos, estaba esperando que me rompieran el corazón por que simplemente tenía ganas de enamorarme....... Después me di cuenta que hubiese preferido que me pise un scania

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.