porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

16.6.13

Sobrevivir es distraerse

Entonces cerré los ojos. Así, sin pensarlo, cual reflejo. De repente me di cuenta que tenía los párpados extendidos. Como si dejando de ver, todos los otros dejaran de ver. En un vano intento de invisibilizar mi tristeza, frente el mundo y principalmente ante mí misma.

Pero a la angustia la leen las entreñas. Ahí adentro no hay párpado que salve. Pero sí, quizás, afuera, un lápiz y un papel, o un montón de teclas con letras y signos encima.

Es que con los ojos cerrados no se puede llorar.

2 comentarios:

  1. :( un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. Anónimo02:58

    Admiro la facilidad que tenes para expresar en palabras lo que sentis

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.