porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

31.3.11

Movimiento que desata las ataduras

Afuera hay tsunamis y acá adentro también. Un tsunami-terremoto-huracán y todas esas cosas juntas. Más fuerte que el de afuera, y también mucho mejor.

Para mí eso es el placer. Cuando todo en mi mayor interioridad se da vuelta, se choca, se revoluciona, va para el otro lado, y para el mismo, y para arriba, y para abajo, y para todos juntos... Cuando me siento desorientada, y todo se me mezcla; cuando tengo mil cosas que en realidad son solo una muy confusa... Es algo sin forma, sin límites definidos, que le gusta permanecer en movimiento.

El dolor es el fin. Las ruinas que dejó. La quietud del final. Cuando todo volvió a formarse de una manera espantosa. Muy parecida a la anterior, pero peor. Porque ahora sé lo que es moverse, pero también sé lo que es estar quieto. Y no bailo más. Otra vez llegaron los grillos y la foto. Soy una foto. Ya no un video. Y por más lindas que sean las fotos, yo necesito retorcerme.

16 comentarios:

  1. Jajajaja
    Sos toda una contradicción, nati!
    Pero igual te entiendo, muchas veces me siento de esa forma.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó tu entrada, muy linda, los tsunamis-terremotos-hracanes internos pueden ser positivos tanto como negativos.

    ResponderEliminar
  3. revolucionateee y divertite
    un besito !

    ResponderEliminar
  4. Me gusto la metafora, nati, a los tiempos q no te leo espero q a pesar d los tsunamis interiores estes bien, a veces necesitas q el mundo de vueltas para tomar un rumbo.
    unbeso

    ResponderEliminar
  5. Quiero que sepas que: ¡A-D-O-R-O este Blog!

    ResponderEliminar
  6. Muy lindo escrito.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. ADORO el blog lo adoorooo ahhhhhhhhh
    Un beso, cuidate (:

    ResponderEliminar
  8. Hasta en la quietud hay movimiento.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  9. Tu forma de escribir, explicando con contradicciones, es genial
    En cierto punto me remontas a Foucault, explicando las cosas a través de pares dicotómicos
    besitos

    ResponderEliminar
  10. Entonces ponete en movimiento muchacha; ese mismo que desata las ataduras, que el esqueleto no se quede quieto ni esta ni ninguna vez y se anime a bailar. Si no quiere ayudalo, obligalo, motivalo (En movimiento sonando de fondo puede ser un buen estímulo) Acordate siempre que nada mala puede pasar cuando te entregás al movimiento.
    Me hiciste ponerme Adrianista n.n
    No, no pasaba más por el blog. Hoy se me dió por pegarme una vuelta y me encontré con un beso que me dejaste en enero. Quizás ahora suba algo también.
    Beso devuelto señorita, y un abrazo también.

    ResponderEliminar
  11. Qué linda entrada mujercita, pero la verdad el tsunami-terremoto-huracán que llevamos dentro, muchas veces no está taan bueno.. espero que estés bien :)

    ResponderEliminar
  12. esta bueno revolucionarse por dentro,el tema es que cuando llega el momento de encarar para una direccion y no sabemos cual,ahi,ahi:somos una foto.
    me sento bastante identificada digamos y me encanta como escribis!

    ResponderEliminar
  13. De haber sabido que existía la caída jamás hubiera volado. Más sabiendo que hay caídas, decidí volverlo a hacer.

    ResponderEliminar
  14. "la quietud del final"
    que palabras mas justas!

    que bello lo que decis!
    :)

    ResponderEliminar
  15. La movilidad y la inmovilidad, lo interno y lo externo, fusionados.
    Me encanta su palabras.

    ResponderEliminar
  16. muy bueno la verdad... me gusto

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.