porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

4.2.13

Una hermana muy hermosa

 Nunca tuve esta sensación tan latente. Es como si este año pudiera pasar cualquier cosa. Antes, lo que iba a ser de los 12 meses que van de enero a diciembre, estaba fijado desde el vamos, desde el día 1, o quizás incluso desde el año anterior o el día en que me metí (o metieron) en el sistema. O sea hace mucho. Pero ahora es distinto.

No sé bien si en 2012 tuve la misma impresión, lo que estoy segura es que no fui consciente de ella, porque sino hoy no estaría sorprendida de lo que siento. Tengo que aceptar que me gusta. Me siento positivamente a la deriva. Con miles de posibilidades y oportunidades. Con muchos caminos para elegir, y también con muchas formas de caminar cada uno de ellos. Y muchos ritmos, y disfraces, y bailes, y caras. Y no tengo ninguna idea de lo que va a pasar, ni de cómo voy a bailar, ni qué cara voy a poner, ni de qué me voy a disfrazar, ni si voy a correr o caminar, o si me voy a quedar tomando un mate al costado del camino. O un fernet. O una birra. O agua. O jugando a los Sims. O bailando. O besando. 

Creo que a todo esto se le llama libertad. Igual:

Nadie es libre, eso ya lo sé. Hasta los pájaros están condenados al cielo.

3 comentarios:

  1. Extraño esa sensacion de la hablas, libertad quizas... que bueno q te sientas asi con mil oportunidades por delante
    un beso

    ResponderEliminar
  2. libertad, frenesí, do re mi fa sol la si. Eeeeeeeso.

    pero no entendí, vas a tener una hermanita? que tenía que ver el titulo con lo demás? ja
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Mucha gente le tiene pánico a la libertad.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.