porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

27.6.12

Soy mi propia ley

De chica, un par de veces me pasó que mi papá me retaba porque alguna de mis hermanas le había contado su versión exagerada y, en muchos casos, inventada, de los hechos. Y yo lloraba. Lloraba por desilusión, porque ni siquiera él había tenido la curiosidad de escuchar lo que yo tenía para decir. Entonces decidía no gritar, no esforzarme porque me creyera o me escuchara. Le decía a todos sus retos que sí, que bueno, y después con una angustia inmensa, me encerraba.

Me encerraba y buscaba mi propia armonía. Me decía que Dios sabía cómo habían sido las cosas, que esta vez de verdad no tenía culpa, entonces tenía que estar tranquila, yo no había hecho nada. Y Dios lo sabía.

Creo que incluso me lo imaginaba con cara a Dios. Con el tiempo crecí. Algo. Quizás. Me hice biológicamente adulta, dios perdió la cara, y un par de cosas más también. Pero esas pequeñas injusticias que me hicieron llorar mucho de chica, pasaron a ser otro tipo de injusticias, algo más profundas, que también me hicieron llorar (aunque un poco menos y quizás sin tanto griterío) a pesar de los años que me cargué en la mochila.

El mecanismo fue el mismo, pero diferente. No busqué a dios esta vez. Me tuve a mí. Me dije y comprendí que yo hice lo que tenía a mi alcance, que no me equivoqué, que, otra vez, no supieron o no quisieron interpretarme. No hice nada mal. Y yo lo sé.

Por más que me duela, esta vez también encontré mi paz. Pero por mí misma. Quizás sí haya crecido un poco.

9 comentarios:

  1. Esta bueno que seas tu propia ley, pero estaría mejor que del otro lado interpretaran lo mismo que vos no?

    Quizás, creciste mas de lo que crees.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:57

    Increible como todos tus textos Nati.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
  3. Me encantó. Me llegó, me revolvió un poco el interior. Muy bueno. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:42

    alguien tenía que decir que nadie ya te leia para que te leyeran

    ResponderEliminar
  5. a mi tambien me revolvio, no es tan eagerado, pero no me llevo del todo bien con mi padre y te entiendo y me da mucha pena.. pero estoy segura de que tu padre no se dio cuenta!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo01:36

    Wow... Lei un par de entradas, caí de pura casualidad aca, realmente, una de las personas que me gustaría conocer en ésta vida sos vos. Seguí asi loca, vas realmente muy bien!

    ResponderEliminar
  7. Me interesó a medias casi todo (en especial porque sos mujer, si fueras hombre seguro que no tanto), estaba a punto de seguirte, pero pero creés en dios. No muchas cosas inteligentes salen de las bocas que creen en dios. Igual gracias, creo que tengo que abrir un blog propio.

    ResponderEliminar
  8. Me interesó a medias casi todo (en especial porque sos mujer, si fueras hombre seguro que no tanto), estaba a punto de seguirte, pero pero creés en dios. No muchas cosas inteligentes salen de las bocas que creen en dios. Igual gracias, creo que tengo que abrir un blog propio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo00:59

      No muchas cosas inteligentes salen de la boca de alguien que prejuzga.

      Eliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.