porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

4.6.12

No-sé-qué

Un día me pregunté con qué se sentía. Con la cabeza, seguro que no. El corazón es un órgano. El alma no es más que un concepto inventado por los viejos filósofos para justificar algunas cosas que después se encargó de tomar la religión y modificar la ciencia; tampoco. Entonces decidí llamarle "no-sé-qué". Primero por la justificación obvia, no tiene entidad, no tiene ubicación, no tiene materia. Y segundo, porque realmente ese no-sé-qué no sabe. Nada. Solamente siente.

Hay relaciones que concluyen con la cabeza. Que por algún motivo, o varios, uno de los dos se da cuenta que no da para más y que hay que terminar. Suele ser en ese tipo de finales que la mente choca con el no-sé-qué. La parte pensante se opone al otro ser que formaba parte del vínculo, y, estúpidamente (pero, pobre, no le digan así, que no tiene la culpa de no poder pensar) el no-sé-qué se alía a ese enemigo de la conciencia. Entonces termina siendo una lucha entre el no-sé-qué y la propia mente. Entonces explotás.

Mentira, no explotás, eso es lo peor. Convivís entre un sí y un no constante, entre si accionar según una u otra de las partes. Por un lado, lo que debés. Por otro, lo que sentís. Y como resultado de ese encuentro, lo que querés, vos, sólo, indefenso, que aunque se pasaron la vida diciendote que poder sentir y elegir y pensar y razonar era la mayor virtud del ser humano, te das cuenta que si fueras un perrito que duerme la siesta y tiene quien le haga mimitos y el dé de comer, estarías mejor.

Es que el perro no conoce el no-sé-qué. Si lo conociera, nunca más disfrutaría del Dog-Chaw como si lo fuera todo. Sí, así como te pasó a vos, que estabas bien sin amar, que no lo necesitabas, pero que el no-sé-qué atrapó a tu cabeza por un tiempo, y te enamoraste, y ahora que todo se terminó sentís que nunca más vas a disfrutar de lo que antes te daba paz. Una puerta cuando está cerrada no evidencia un espacio vacío. Cuando la abriste, la llenaste. Si se vació, quedó abierta, ahora sí te está faltando algo.

16 comentarios:

  1. Anónimo21:22

    Flaca sos una genia!

    ResponderEliminar
  2. Ay querida... En este momento estoy justamente entre mi no-sé-qué y mi cabeza..

    Besoton

    ResponderEliminar
  3. Anónimo21:05

    cada vez te leen menos gentes.
    te volviste aburriiiiiiiiiiiiiiida!

    ResponderEliminar
  4. Es que a algunos el amor nos sienta así.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo09:58

    Hey! Anónimo de 21.05, cómo que cada vez la leemos menos?! Nati yo te leo siempre y nunca comento, pero me gusta lo que escribís y cómo. Por algo te agregué a mi reader hace tiempo... Un saludo! Y ánimos!
    Flavia

    ResponderEliminar
  6. es que quizás es cuestión de conocer ese nuevo estado y valorarlo mas que a la nada de la cotidianidad. Con un corazón/alma/cuerpo o no-se-qué que rebalsa de sensaciones, quien quiere realmente volver a la nulidad? Es posible seguir viviendo de la misma manera después de haber caído (aunque sea de forma mínima) ahí? Yo creo que no, pero supongo que cada uno tiene su propia respuesta.
    Un abrazo, muchachita!

    ResponderEliminar
  7. Había escrito algo que, creo, desapareció. Te decía algo así como que quién quiere volver a la nada de la cotidianidad después de haber entrado en ese estado? ni siquiera se si es posible hacerlo, si se puede seguir viviendo de la misma manera que antes. Yo pienso que no pero estoy segura de que cada uno tendrá sus propias respuestas.
    En fin, antes estaba mejor lo que había escrito, esto de repetirme no me sienta bien.
    Un abrazo, muchachita!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://cordurainsana.blogspot.com/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo23:24

    yo también leo siempre y nunca comento y mi mejor amiga acaba de leer está columna también y así..

    ResponderEliminar
  10. Yo pensaba escribir en mi blog sobre la eterna lucha entre el no-se-qué y la consciencia y "la cabeza". Pero vos ya lo escribiste, asi que claps para vos!
    Creo que voy a empezar a leerte más seguido.

    ResponderEliminar
  11. Miguel Becerra00:51

    Y si a ese no-se-que le agregamos un que-se-yo ?

    ResponderEliminar
  12. sofía20:37

    que hija de puta, que bien que describís todo eh. genia

    ResponderEliminar
  13. Anónimo20:40

    sos-una-pelotuda

    ResponderEliminar
  14. Anónimo18:11

    No te puedo parar de leer.

    ResponderEliminar
  15. Genia Naty. A la gilada ni cabida. Escribís explotando y haces explotar.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.