porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

7.7.10

Libertad, ansiedad, un amor, soledad

Alma quería un cambio. Alma quería conocer algo nuevo, quería alcanzar lo que siempre le había parecido inalcanzable. Quería tocar el cielo, ese cielo con el que soñaba cada noche y en cada rato de no hacer nada. Alma se sentía un poco muerta, o estaba tan viva que no llegaba a darse cuenta. Se preguntaba si le estaba faltando sentir porque estaba muy viva y el estar vivo consistía en esa búsqueda, o si estaba tan muerta que se olvidaba lo que era sentir. Se preguntaba muchas cosas y pocas veces obtenía respuestas. Sabía que debía dejar de preguntarse; sabía que debía dejar de buscar. Alma lo sabía. Lo había leido en muchos libros, y se lo habían dicho muchos viejos sabios. Pero su instinto infantil la obligaba, la llevaba, la arrastraba.

Alma era como una pequeña niña que veía algo desconocido y quería acercarse y ver qué era. Reformulo: Alma era una pequeña niña. Todavía tenía tanto por vivir que, cuando se planteaba su pequeña edad, se relajaba, se sentaba, y se ponía a mirar televisión. Todavía me queda mucho, se decía. Pero apagaba la tele. Se miraba al espejo más cercano, y se repetía una y mil veces que era muy fuerte y si lo quería en ese momento, en ese momento iba a lograrlo.

Entonces Almita, porque así le vamos a decir ahora que sabemos sobre su tan infantil actitud, salía de la casa en medio del bosque a buscar. No sabía qué, eso lo iba a decidir después. Pero quería salir. Sabía el camino de memoria, siempre lo supo. Tantas veces amagó con escaparse del bosque y por alguna u otra razón volvió, que le sería imposible no recordarlo. Pero sólo ella podía hacerlo. Corazones y corazones, hoy frustrados, quisieron entrar, pero jamás, jamás nadie encontraba la casita en el medio del bosque.

Almita, muchas veces, se dijo que era cuestión de esperar que alguien llegara. Sabía que si lo hacía, era suficiente como para abrirle la puerta e invitarlo a quedarse. Para siempre. Pero nadie nunca llegaba. Almita, tiempo después, cuando tuvo arrugas y ya casi no tenía fuerzas para recorrer el tan conocido para ella bosquecito que rodeaba su casa, descubrió por qué nadie podía llegar. El camino era tan, tan simple, que lo difícil estaba en no desviarse. Solo quien realmente hubiera entendido la simpleza del camino hacia el alma de Alma podría haber llegado.

Pero, al contarles la historia de Alma, me saltee una parte. Obvié una parte entre su niñez y su vejez. Un día, no se sabe bien cuando, alguien llegó a la casita. Se adentró en el bosque y siguió el camino. Era tan fácil que nadie jamás hubiera imaginado que así se debía llegar. Cuando se vio en frente de la casa de Alma, no pudo creerlo. Saltó la tranquera y entró. No tocó la puerta, y cuando entró, no dijo ninguna palabra. Le hizo cosquillas, le dio un beso en el alma a Alma y nunca, nunca más se fue.

37 comentarios:

  1. Julia20:37

    Adoro tus textos! me gusta mucho como expresas esas dudas que tienes y creo que sabes muy bien como dar forma a esos pensamientos, un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto!!! Me quede con ganas de leer mas de Alma...
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. AAAAAAAAAAAAAAAAAAA, GRACIAS♥ me hizo feliz tu comentario jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Maybe, mm. sí, digamos que un poco de inseguridad me caracteriza, y suelen repetirme que el Maybe es de duda, pero no. Yo lo utilizo como un 'quizás mañana', como sinónimo de otra oportunidad. Como la canción de la que lo tomé prestado, dice 'I'm not ready, maybe tomorrow. Not today, tomorrow it may change'.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. lo tengo en el msn y en el facebook, hablamos pero muy tranquii todo, a mi me encanta pero de verdad me tiene flasheada y no quiero cagar todo por mi impaciencia.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno que regresaste... Yo hice lo mismo y ahora me siento de maravilla....

    ResponderEliminar
  7. AME lo que escribiste, es una belleza. Si con 16 años escribís así ... Y gracias por lo de los gustos musicales :)

    ResponderEliminar
  8. Como siempre, genia que sos.

    Todos deseamos tocar el cielo, con ambas manos. Todos tenemos un modo distinto de hacerlo.

    Un beso enorme Nati!

    ResponderEliminar
  9. que liiiiiiiiiindo texto♥

    ResponderEliminar
  10. más lindo este texto imposible, nati.
    me sorprende a mí también no haberte estado siguiendo todo este tiempo, pero ya remedié mi error...
    un beso, nos hablamos (como me gusta)

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno.
    Escribis muy bien.
    Gracias por el comentario, me sirvió mucho.

    ResponderEliminar
  12. no creo que hayas salteado nada de la vida de Alma

    :)

    ResponderEliminar
  13. Excelente, me encantó, sos una genia :) En partes me sentí identificada.
    Un beso querida.

    ResponderEliminar
  14. ¡Tiene final feliz! :D. Me encantó, me encantó. Llegar al alma de muchas personas es tan fácil, lástima que casi siempre solemos desviarnos en el camino. Que distraído en el ser humano :/. Me alegro por Alma. Ojalá todas terminemos con un invitado para siempre en nuestra casita de bosque.

    ResponderEliminar
  15. Hola hola!!!!!!!
    Perdon se que soy un joputa!!!
    Prometo pasar mas seguido!!!!
    De veritas

    ResponderEliminar
  16. Qué lindo! No me canso de decirlo, la facilidad que tenes para escribir, el diccionario que tenes en la cabeza es impresionante. Jajaja.
    La imágen esta que tenes abajo es como la del libro Resiste! Ya era bastante conocida antes de que salga..
    Saludos nati :)

    ResponderEliminar
  17. No leí todo ahora, porque haciendo mea culpa estoy laburando pa' la facu, pero me pongo a tiro y listo. Lo prometo, además me sentí pequeño ante tan gigantezco blog.

    Pero bueno, la remo en dulce de leche repostero.

    ResponderEliminar
  18. me gustó la historia!y tienes razon,el que no arriesga no gana(: unbesito

    ResponderEliminar
  19. vaya... qué historia tan bonita... qué evocadora...
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me encantó ese texto, y todos los otros que escribis tambien. Un beso :D

    ResponderEliminar
  21. "Saltó la tranquera y entró. No tocó la puerta, y cuando entró, no dijo ninguna palabra. Le hizo cosquillas, le dio un beso en el alma a Alma y nunca, nunca más se fue."

    Yo quiero (?) Jajaja. Genial como siempre vos (: Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Se que todo eso y mas guarda en su cabeza una mujer, El amor es peor que un imperdible.

    ResponderEliminar
  23. DEsLIZ, por que significara tanto para vos?

    :)

    ResponderEliminar
  24. A veces uno se complica muchísimo para llegar al fondo de una persona, dejando así de lado las formas más simples, las más rudimentarias, las más efectivas..

    Nati querida abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  25. Este escrito fue genial Almita :)

    ResponderEliminar
  26. ¡Genial!
    No se por qué razón, pero a veces nos complicamos haciendo difíciles a los caminos rectos.
    Me encantó, de verdad!

    ResponderEliminar
  27. tenes ese toque tan tuyo al escribir que hace que me quede con ganas de seguir leyendo!

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  28. Aaay, más que hermoso.
    Dice un montón de cosas. A veces esos caminos los hacemos más complicados de lo que parece, no?
    Un besote

    ResponderEliminar
  29. Hermoso texto, quien pudiera tener la suerte de Alma, a veces pienso en poner una serie de flechas por el bosque para que alguien llegue a mi casita, ni que fuese tan dificil. Pero creo que asi se corre el riesgo de que cualquiera pueda entrar a casa y ademàs es robarle mérito a ese hombrecito valiente que yo se que en alguna parte del bosque está perdido, tratando de encontrar el camino hasta mi. Un beso nati!

    ResponderEliminar
  30. Que lindo final, que linda historia la de Alma (Alma como mi futura sobrina que en un mes viene :) ). y por no se cuàl vez te digo que me encanta como escribís Nati!
    Yo me di cuenta que estaba como Alma buscando que alguien llegue a mi puerta hace un tiempo, pero con el tiempo me di cuenta que no era tan así, de hecho se puede decir que ahora hay alguien en mi puerta pero me doy cuenta que a pesar de todo, así estoy bien, que no estoy lista para abrir mi puerta y no volverla abrir nunca más, así que pongo mis trabas para que nadie se quede adentro. Pero tengo 17 años y me queda tiempo aún para encontrar a ESA persona que entre y se quede para siempre..

    Besos Nati, que estés disfrutando el finde largo, hay que ponerle onda y que el frío no lo opaque.

    Anto P.
    (y a Bariloche me voy con TravelRock, falta poco más de un mes, no aguanto masss! vos que tenés arreglado? es un lindo lío todo, pero a la larga es hermoso..)

    ResponderEliminar
  31. hermosa historia :)

    ResponderEliminar
  32. ¿Sabes? La chica de mi novela se parece muchísimo en varios aspectos a la pequeña Alma. Ella también se pierde por el bosque y se observa en el espejo tras ver la televisión.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  33. natiii hace muchiisimo que no pasaba por aca, te tenia medio abandonada! pero veo que seguis escribiendo EXELENTE igual que siempre!!
    espero q tus cosas estan muy muy bien

    ResponderEliminar
  34. ¡Quiero escribir como vos! Alma me llegó al alma (?). Mientras iba leyendo me imaginaba como hansel y grettel, fue gratificante leerte, en serio. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo15:04

    Hola. , hoy en día existen muchos métodos para solucionar el problema de la ansiedad, No obstante, previamente ante de elegir un método recuerda que hay que informarse siempre con un experto. Suerte...

    http://superaansiedad.blogspot.com/2016/03/claves-para-superar-la-crisis-de.html

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.