porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

4.3.14

Domingo

Me duele el domingo pero es martes. Siempre odié ese lugar común de adjudicarle a un día de la semana un estado de ánimo, un nivel de ganas, un grado de (in)felicidad. Y mirá cómo caí ahí, en ese exacto lugar, pero a mí manera, porque hoy no es domingo, hoy es martes.

Me duele mucho el domingo, no solo un poquito. Una vez dije que lo malo del único día de la semana que tiene nombre de persona es que uno se replantea la vida. Si estás bien con vos, el domingo no te duele nada. Al contrario. Algunas veces me pasó y fue porque estaba distraída, riendo, pateando una pelota, charlando con mi abuelo, dejandome chupar la cara por mi perra.

Me duele demasiado el domingo porque no me duele lo suficiente como para poder llorarlo. Lo tengo atorado en la garganta, sacandome la voz y las ganas. Es que lo que más me lastima es que no hay nada concreto que me esté lastimando, es no poder ponerle un nombre, o quizás no asumir el que tiene por definición: domingo.

Adjudicarle la pena a un día es de cobarde, de cagón, de flojito. No es el domingo, sos vos.

Soy yo. 

7 comentarios:

  1. vengo leyendo lo que escribis hace tiempo, y me parece bueno pero es la primera vez que siento que yo fui la que estaba tipiando. Me (te) describiste perfecto.
    y eso es lo que tiene que hacer un buen escritor, hacer sentir al lector identificado, pero obvio que siempre siendo fiel con uno mismo
    asique clap clap, me dejaste con la boca abierta

    ResponderEliminar
  2. hace tiempo que vengo leyendo lo que escribis, y me parece bueno pero es la primera vez que sienti que yo fui la que lo tipeo. me (te) describiste perfecto.
    y eso es lo que tiene que hacer un buen escritor, hacer sentir al lector identificado, obvio que siempre siendo fiel con uno mismo
    asique clap clap, me dejaste con la boca abierta

    ResponderEliminar
  3. La incertidumbre tiene un gusto horrible, el mismo gusto que tiene el gris, el medio, la nada misma, ni blanco ni negro, ni. Como dijiste vos, nada concreto... LO PEOR

    ResponderEliminar
  4. Me declaro fan de tu blog y tus tweets.

    ResponderEliminar
  5. Perdoname, pero con este “desliz” te fuiste a la mierda. Volves poetico algo tan gil como un Domingo. Metaforas que la plebe (nosotro') entendemos. Sos crack.

    ResponderEliminar
  6. El sol se esconde y siento que la luz me traiciona.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo01:40

    Cuando algo no duele lo suficiente, el subconciente te termina de matar. Despacio.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.