porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

12.8.12

Militancia infinito punto cero

Siempre tomé con pinzas el concepto de militancia. Consideraba que de por medio podían haber intereses económicos, de comodidad, e incluso de superioridad dentro del propio partido o intento de.

Un día, hoy, por ejemplo, me di cuenta que yo también milito. No en un partido, tampoco en un “algo” sin nombre con fines políticos. Es simplemente mi propio actuar que trata de cambiar una realidad que no le cabe para nada. Hablo en criollo, hablo en mi idioma, en lo que se escucha en la calle, en lo que se lee en twitter, en facebook, en un diario íntimo de algún gil que escribe con faltas de ortografía o en un mensajito de texto.

Siempre, políticamente refiriéndose, se habla de cambiar las cosas de raíz. Toda mi vida dije “sí, mal”, con muchas emes, porque me gusta decir “mal” enfatizando en su primer letra. Creo que nunca lo entendí demasiado hasta recién, hasta hace un rato, que dentro de una lucha exteriormente estúpida me di cuenta que simplemente quería modificar la primer carta de la torre de cartas esa re difícil que algunas personas hacen y siempre un gracioso idiota la sopla y se cae.

Sí, la primer carta. La primer carta no es la pobreza, no es el dólar, no es el subte, no es el pozo ese que agarrás con tu auto cada mañana y te hace putear a la mamá del pozo, a tu propia mamá, a Macri o a Dios que, encima, pobre, ni siquiera sabe si existe. La primera carta es una sonrisa, un “perdón”, un “gracias”, un “por favor”, un ‘mejor lo dejo pasar porque se nota que está apurado’, un ‘ya fue, a mí me da igual’.

No sé si se entiende. No me importa. Mentira, sí, sí me importa, porque este es un intento más de lo que trato con mi militancia. ¡Sí! De repente yo también milito, desde otro lado, algo apolítico quizás, algo iluso, algo excesivamente sentimental, pero sí, soy sensible, siempre lo digo. No milito con banderas, ni con cantos creativamente pensados, ni con un atractivo nombre de agrupación, ni con la simpatía de algún político que pone el nombre en representación de mi pensar.

Milito con mi sentir, con mi fe de que la primera carta es lo que simplemente se llama buena predisposición. Digo “simplemente” porque es una estupidez, porque no es lógico luchar por algo que en realidad es tan natural del ser pero que está corrompido por no sé qué y un beso a Russeau y a Hobbes.

Digo “simplemente”, también, para enfatizar lo estúpido que es buscar algo como eso cuando en realidad si todos lo entendieran, existiría un bienestar general utópico, pero posible, o acercable, disfrutable, lógico, ideal.

Si, sencillamente, entendieran que con dar algo bueno, uno recibe algo bueno. No, no es esa estupidez de “lo que va, vuelve”; quizás sí, quizás también, pero el simple hecho de generar algo bueno en otro, genera algo bueno en uno. Yo cuando me subo al colectivo, cuando me compro un pancho, cuando pregunto dónde queda una calle o cuando llamo a la pizzería para que me traigan una grande de muzarella; me siento feliz al decir los famosos tres dichos de la cordialidad, al sonreir (aunque el otro no lo vea), al tirar un chiste poco gracioso pero simpático o al básicamente jajajajear una gracia pésima pero de tan mala algo simpática que esbozó con quien hablo.

Solo quería expresar eso. Hacer las cosas las hace cualquiera, pero hacerlas bien, o al menos con esa intención, pocos; lamentablemente pocos; y si la gente lo hiciera un poco más, las cosas serían distintas. TODO, todo lo malo desde que Adán o su hijo o Eva (nunca entendí bien la historia) mordió la manzana, nace de eso.

Chau.

12 comentarios:

  1. Anónimo08:15

    Excelent, genial, futura escritora, y muy linda sobretodo, me gusto :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo09:12

    Sí, todavía hay alguien despierto. Pero no, la verdad si y no. Sí porque el dar o generar algo bueno en el otro es siempre estimulante, aunque no se reciba reconocimiento alguno. Y no porque, siempre estamos limitados a cierto umbral de tolerancia. Sé que es lo ideal, pero el mundo no es de los que soñamos sino de los que dejaron de soñar. No puedo ser tan crítico con el tipo que puede tener alguna dificultad. Para mí el vivir se agota en la existencia, si la crisis no te deja ver lo esencial menos vas a fijarte en los detalles. Está claro que el pesimismo no debe guiar el actuar humano, pero evidentemente tiene injerencia en cuanto a sus expectativas, que en definitiva son las que nos motivan a actuar.

    No son cosas tan fáciles.

    ResponderEliminar
  3. Tenés mucha razón en todo lo que dijiste. Pero supongo que esas cosas se tienen que enseñar, a las personas que no se las enseñaron ... Siempre digo lo mismo. Yo tuve personas al lado mio que me enseñaron a pedir "perdón", a decir "gracias", a sonreir paseo lo que pase, a ser educada, a pedir "permiso" .. Hay personas que no les enseñaron todas esas cosas, así que ... Que más nos queda? Yo por mi parte todos los días trato de enseñar todo eso a gente que no se las enseñaron! Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. @andyfechi01:05

    1. Me alegra que puedas creer.
    2. Recordalo y repensalo constantemente -porque SEGURO van a cambiar tus opiniones- y hacelo por vos misma -Porque todos, especialmente gente muy arraigada a lo tradicional, de izquiqerda, de dercha, jovenes, viejos, liberales y progresistas, etc. van a tener algo que decirte sobre tus creencias y opiniones- Mas importante que tus ideas ,es tu convicción al servicio de ellas.
    3. Armá tu causa, y no lo hagas sola. Organizate bajo tu propia Bandera. Vas a ver que hay gente que va pesa igual sobre vos que los que vos pensas de otros que piensan igual o difernete. Otra vez, no son las ideas, es tu convicción, vos accionando es lo que otros quieren.
    4. Tengo la sensación de que esta generación, nuestra generación, va a hacer algo importante solo por pensar en actuar de esta manera, pense que eramos pocos, pero estoy seguro que somos cada vez mas.

    ResponderEliminar
  5. Ah sisi, yo lo hago y se siente muy bien.

    Nati, como siempre, maravilloso!

    ResponderEliminar
  6. ¿Sabes lo que cuesta lograr que una persona te pida 'permiso' para pasar? Máxime si esa persona se cree superior a vos porque no está trabajando un sábado o un domingo y vos si, porque cree que tiene más $$$ o sabe más cosas, o porque se cree que el tener 4.000 amigos en fb la hace más importante, o porque está en la tv! Es ilógico. El mundo es ilógico.

    Todos somos ilógicos, pero igual intento educar a esos entes.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  7. Entré derrotado a tu blog, me topé con esto y me sacó una sonrisa. Me dejaste un buen sentimiento. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Genial Flaquita!! Simple y honesto! Marvelous!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo01:05

    militante del optimismo

    ResponderEliminar
  10. Una lectora X23:15

    Lo que produce leer lo que escribís es algo tan lindo que no se puede describir. En serio. Hacés que me sienta tan identificada por muchísimas cosas que decís (En especial los dos último párrafos de este texto) y orgullosa, también, por qué no, de ver que todavía, hay personas que piensan en esto. Que creen que no todo en la vida se mueve con dinero, y que, es más, lo más importante, nace de otro lado, a partir de una sonrisa, como decís vos, de un "Gracias" de un "Por favor" de una risita tonta cuando el mozo del bar te hace un chiste malo, de miles de cosas que tienen que ver con los valores y la moral de cada uno de nosotros, algo que lamentablemente,s e está perdiendo un poco. Gracias, por, como lectores, hacernos parte de este blog hermoso que estás construyendo, Nati. Sos una genia.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo14:37

    Nunca mejor expresado en palabras, una genia. Comparto totalmente tu opinion, el cambio empieza en uno

    ResponderEliminar
  12. Anónimo02:24

    Nati jota, esto es un claro ejemplo que el arma mas letal son las palabras, y mas aun cuando hay conviccion.
    Hiciste un texto deslumbrante de algo simple, con ojos detallistas realizaste tus teorias y a mas de uno hiciste concientizar.
    Exitos y al igual que yo, nunca dejes de ESCRIBIRTE

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.