porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

16.1.10

BOOMERANG

El mar. Furioso, enérgico, interminable. Los ojos se cansan al ver su ritmo constante. Esa sucesión permanente de olas que estallan en la orilla y dejan en la arena mucho más que colillas de cigarrillo y algas marítimas. Siembra sueños y se lleva otros; la felicidad de unos cuantos depende de esos efímeros días a su lado. Están quienes, por más que les aseguren que sí, insisten en que es imposible que cuando uno cierra los ojos y se duerme, el mar continúe con su rítmicas olas rompiendo en la orilla. Otros, los más ilusos quizás, consideran al mar casi un dios, y todo se le atribuye a él. Para mí el mar debería escribirse con mayúscula. Que "un poco de agua con sal y alguna que otra ola" (de verdad hay algunos que así lo ven) logre todo lo que logra, merece, como mínimo, un reconocimiento a la hora de ser escrito.

Y en el otro extremo, la ciudad. Odiada, insoportable, cansadora, digna de aparecer en una pesadilla. A la vez, una necesidad, casi una adicción. Un par de días lejos de ella y algo dentro de uno se siente desorientado, fuera de lugar.

A veces no entiendo como pueden existir cosas tan opuestas conceptualmente y que, físicamente, estén a tan solo unos cuántos kilómetros. O que sea posible escribir un nombre al lado del otro y no exista ningún problema. Es casi grosero a los ojos de uno imaginar el concepto nuestra ciudad junto al imponente mar. La explicación aparece a la vista de cualquiera. Los dos en teoría "opuestos" tienen, al menos, un factor clave en común. El movimiento permanente, interminable, la furia, la energía, el ritmo, la duda eterna de qué pasa en cada uno de los lugares cuando nos dormimos. La sutil diferencia es que la misma característica en uno es la que no me deja dormir porque estoy contando los días para volver, y en el otro caso, tampoco me deja dormir (pero porque me atormenta con mis deberes típicos urbanos del mañana).


Quiera o no, siempre estoy de vuelta.

15 comentarios:

  1. Me alegro de que estes de vuelta!me ago seguidora tuya =D

    ResponderEliminar
  2. hay un boomerang en la ciudad
    que te devuelve
    y
    no te deja
    d
    e
    s
    a
    p
    a
    r
    e
    c
    e
    r

    ResponderEliminar
  3. Me gusta lo que escribis. Ya me vi casi todo tu blog :)
    ...yo me reí creando esa frase cuando el celular sonó abajo del colchón :P

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho lo que escribis, (mas alla de que me haya encantado tu firma en mi blog, muchas gracias por ella♥) En serio, me identifique mucho con lo que escribiste.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Escribis muy bien, me encanta tu blog. Un beso, gracias por haberte dado una vuelta por mi blog :)

    ResponderEliminar
  6. gracias! mi primer nombre es Natalia en realidad, como vos ajaja. puede ser que hayas tenido otro blog antes que este?? te mando un beso!

    ResponderEliminar
  7. aah! porque conocia un blog igual.. jajaja y pense que quizas era tuyo, no sé. a mi me gusta el nombre natalia! es lindo! pero si me das a elegir entre mis dos nombres me quedo con jazmín jaja

    ResponderEliminar
  8. Me copó tu blog. Así como mucho.

    Beso!

    ResponderEliminar
  9. Gracias por pasarte! Me matan los brownies, y cuando lo he leído he pensado enseguida en contestarte para ver qué tenías tu! Y al verlo me ha hecho mucha gracia, pocos me hacen reír, pero es que verme a mi rápido para ver qué tenias y verme 'saltos de canguro' jaja lo has conseguido! Me caes bien y me gusta tu blog! :)
    muaaaa!

    ResponderEliminar
  10. wow! creo que el gusto por nuestros blogs es mutuo, escribís MUY lindo y profundamente..., y la verdad, es raro encontrar personas de nuestra edad que escriban así..
    me gusta leer tu blog y me gusta que leas el mio, gracias por tomarte tu tiempo y por intentar entenderme, ja. y es lindo que te sirva para plantearte cosas, no tanto como yo, que me planteo TODO, jaja.
    hermosa entrada, hermoso blog.

    ResponderEliminar
  11. dios, AMO como escribis y sobre todo las cosas que se te ocurren, que despues de todo tienen una perfecta logica.
    muchisimas gracias por tu ultimo comentario con la mejor onda, y te entiendo mucho.
    (tambien muero por volver a la costa)
    que estes geniaal y gracias por el consejo de dejar de preocuparnos tanto por ellos,espero poder hacerlo y que vos tambien! un beso enorme

    ResponderEliminar
  12. la ciudad en la que vivimos, odiada y querida a la vez..

    la felicidad está de paso siempre, y nos deja los bolsillos llenos de melancolía y de relojes parados..

    te sigoo!

    ResponderEliminar
  13. jajajaj me gusta tu forma de pensar, te sigo vale?
    muaa

    ResponderEliminar
  14. Que bonito como escribis.
    Saludo.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.