porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

7.10.08

8 de Octubre de 2006

Mañana se cumplen dos años de la tragedia que sufrió mi colegio cuando todavía no era mío. Un grupo de chicos y cordinadores fueron a Chaco con fines solidarios. Al regreso, el 8 de Octubre de 2006, un camión cuyo conductor estaba alcoholizado se metió en el camino del micro en el que volvían y también en el camino de su vida y de sus seres queridos. Murieron nueve chicos y una profesora. Diez almas inocentes. Diez almas que sólo querían ayudar y mejorar otras vidas, y parece que la vida como premio les dio la muerte. ¿Puede ser esto posible? En realidad, creo que ya no es un tema de Dios y la vida, y el destino, y que estaba escrito y esas cosas. Es un tema de CULPA. De esos conductores alcoholizados del camión, si se lo piensa rápidamente. ¿Pero de nuestro maldito sistema de seguridad? ¿De nuestro mal cumplimiento de las leyes de tránsito? Es muy fácil leer esto y decir "qué horror", pero más fácil es apagar la computadora, abrir el auto, subirse, y pasar cinco semáforos en rojo y excederse de la velocidad. Se empieza por cada cosa mínima (o no tanto) y eso sí: siempre por uno mismo.

Como homenaje para honrar las vidas de quienes nos dejaron, mañana se hace festival solidario en el Estadio Obras. Ésto también es con fines solidarios: nada mejor que honrarlos de la misma manera que ellos finalizaron su ciclo: ayudando.

Por último quiero resaltar que a pesar del gran movimiento de los padres y familiares de las víctimas, y otras movilizaciones, siguen muriendo miles de personas anualmente por accidentes en rutas. YA PARECE NO SABERSE MÁS CÓMO HACER PARA QUE ESTA CIFRA DISMINUYA O POR LO MENOS DEJE DE CRECER. Pero hay solución, lo que pasa es que estamos ante un gobierno irresponsable y que se lava las manos. Que no hace nada, que se queda sentado y hace oídos sordos. Niega las cosas, cambia las cifras, "todos los otros mienten".

Agh, así sí que no dan ganas de querer cambiar la realidad.

4 comentarios:

  1. Anónimo18:53

    Ya dos años?
    increíble que sigamos en la misma situación.

    ResponderEliminar
  2. Creo que hay que preservar la vida, no solo la nuestra sino tambien la de los demas.

    Me acuerdo como si fuera hoy de ese dia.

    Apoyo la causa.

    Fueza!

    ResponderEliminar
  3. es triste ver que estas cosas nos causan tanto dolor
    y a los demas parece no importarles nada
    buen blog.







    +floower

    ResponderEliminar
  4. Hola!es la primera vez q paso x tu blog y me encanto.Dudo q lo leas xq esto lo escribiste hace un monton.. pero igual necesito comentar aca.
    Yo formaba parte de una escuela que hacia lo mismo (en 4to año) a lo q hacian tus compañeros.Muchos de los chicos (incluyendome) deseaban llegar a ese año por ese tan esperado y hermoso viaje xq quien iba nos contaba que de alguna manera u otra te cambiaba la vida.Porque los chicos q conocian te dejaban una huella imborrable.Sea donde fuere con la conexion que solo te da la musica (xq ademas,es una escuela de musica).
    Yo llegue a 4to,justo un año despues de esta horrible tragedia.Hicimos todo lo que pudimos la re pelamos te juro pero desde el ministerio de educacion bajo una orden que suspendia determinadamente estos hermosos viajes.En vez de arreglar las rutas que es lo que debe hacerse porque en esa ruta donde se fueron las almas de estos chicos,se fueron muchas otras con el paso del tiempo,porque ya pasaron 4 años y si no me equivoco la ruta sigue igual.
    Espero q se solucione lo q deba solucionarse q en mi opinion no es cancelar estas buenas obras, xq si seguimos asi,¿q nos queda?
    Yo ya me recibi,hace casi 3 años,pero siempre me voy a acordar de esto.Xq como muchos me entristecio lo q paso pero mas q nada lo q deja es ese nudo en la garganta de pensar ¿xq carajo pasan estas cosas?y no tener a quien pedirle una respuesta.
    Como dice mi tan amada banda (dividos):
    Todos fuimos
    Todos somos,
    Todos podemos ser.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.