porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

3.2.14

Amor en cuatro ruedas

Eran quizás las siete de la mañana, como tantas otras mañanas de sábados y domingos él la llevaba a la casa y tomaba ese camino que sólo él tomaba. De fondo podían sonar dos tipos de música: o esa banda de rock nacional con temas tiernos que los identificaba, que ella proponía para que los besos en los semáforos se pudieran sentir hasta literalmente erizar la piel; o algún tema de boliche que él elegía porque "¿por qué siempre querés escuchar cosas tristes?". De todas formas, excepto los momentos claves en consecuencia de la combinación de sentidos que generaban las canciones (si es que ella ganaba el duelo musical tácito); la experiencia era neutra. El recorrido le parecía simplemente lógico y nada de lo que sus ojos veían por la ventanilla parecía tener algo de poético, dulce, especial o memorable. 

El tiempo pasó, la rutina del viaje de las madrugadas de los sábados y los domingos fue tornándose esporádica hasta desaparecer. Algunas veces ella anda los mismos recorridos, también en el asiento de acompañante, aunque de algún amigo, familiar o afortunado. Esas mismas calles que antes no le generaban nada, hoy las mira desde otro andar y parecen mucho más lindas, como si el haber sido testigo de lo que fueron les diera una esencia especial. De fondo, si puede, elige poner esos temas de los que él se quejaba, aunque ahora están teñidos de gris.

Hoy anda por ahí y sonríe. Con el dolor por el final, con el amor por lo que fue, con las dudas de ¿por qué?, con las certezas de haberlo sentido. Pero sonríe. Porque no hay sonrisa que no cueste algo de dolor, ni dolor que pueda anular un amor que (ella te lo jura por los besos en el semáforo) existió.

12 comentarios:

  1. Lo notás la primera vez, y de repente lo ves en todos lados.

    ResponderEliminar
  2. me conmovio hasta el alma. lo senti, lindo texto

    ResponderEliminar
  3. conozco esa clase de amores, escribis muy lindo si queres podes revisar mi blog, te invito

    ResponderEliminar
  4. Como te entiendo, me encanto Nati

    ResponderEliminar
  5. Anónimo13:43

    Leer esto y sentirme sumamente identificada. Cómo puede una calle, una esquina, traer tantos recuerdos de algun momento grato que pasaste en tu vida? Me hiciste lagrimear con lo que escribiste, seguí haciendolo.

    ResponderEliminar
  6. nada mas hermoso que la satisfaccion de saber que el meteorito cayo, destruyo todo, mato todo sobre tu planeta, y por algun motivo todo sigue, de eso hablaban los mayas, desp del 2012, todo lo que le pase a los corazones, va a ser el fin del mundo, por el solo hecho, de que nada tiene valor, sentido o aprecio, que textos seductores, cuanto anonimo! , las mujeres son sorprendetes pueden tener la edad que tengan que emocionalmente viven a 10 años luz de cada hombre, una genialidad que sepas gritarlo, para que otros escuchemos, aun asi, el anonimato, creativo es bello, la inmensidad de la fama tiene su precio! pero no en este pais, aca qumbio tiene un programa y wanda nara es noticia por cambiar su pelo, segui disfrutando tu vida, xo xo !

    ResponderEliminar
  7. Anónimo02:03

    Sos una idolaa! Me encanta como escribis, Muy lindo texto

    ResponderEliminar
  8. Anónimo02:06

    Nati no podes más, sos increíble escribiendo! lo sentí, como propio, imaginando cada palabra tuya me venían también mis recuerdos, las calles, esas esquinas y ni hablar de esas peleas inocentes que luego se las extraña, ni te digo de ir de acompañante e imaginar la situación porque es mucho y es un puñal en el corazón, shoro. Gracias por esto.

    ResponderEliminar
  9. Ailén.00:32

    Tengo que decir que este texto me tocó especialmente el corazón. Mientras lo leia escuchaba Jugando de Cjs, y la verdad que se me vinieron miles de recuerdos hermosos (porque ahora son simplemente eso). Larga vida a los besos de los semaforos, y a las calles-esquinas llenas de memorias lindas

    ResponderEliminar
  10. Anónimo02:27

    Mientras lo leía se me salió una sonrisa, tal vez, porque lo sentí..

    ResponderEliminar
  11. Anónimo22:47

    No hace falta decir que te zarpas en grosa.perdón por la densidad pero expresas en palabras todos los mambos que varios tenemos en la cabeza...graciasssss
    Ailin

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.