porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

13.9.11

Phoebe

Siempre creí que cada día que pasaba, cada hora o cada minuto vivido que quedara atrás, justamente eso: me abandonaba. Lo pasado, simplemente pasaba para amontonarse en lo que ya no era más. Para desaparecer. Para pasar del ser al no-ser en ese instante en el que ya los verbos en presente no me eran útiles para narrar el hecho en cuestión. 

Un poco por Hegel y otro poco por no querer resignarme a tener que resignarme, valga la redundancia, entendí que lo que pasa no desaparece, si no que uno lo incorpora. Se deshace en lo físico para ser adentro de uno. 

Ya no le tengo tanto miedo al paso del tiempo. Ya no creo más en "perder el tiempo". Nada se pierde, todo se transforma. Los segundos dejaron de ser segundos para ahora ser una huella más en mi piel.

15 comentarios:

  1. Verdaderamente llegador.. ya te dije que te admiro.. sos grosa.... chau..

    ResponderEliminar
  2. Sos muy grosa flaca, de verdad. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. como la energía :) [no, mis neuronas no son capaces de hacer un comentario mas productivo]

    ResponderEliminar
  4. Sí y no, es algo particular -por lo interesante, y por serlo a cada persona-, y permite razonarlo de diferentes maneras.
    Inevitablemente los segundos de armoniosa rutina sirven de sustento para llegar a los momentos significativos que finalmente "existen" para nosotros, por lo que podría decirse que sí, que evidéntemente cada segundo que nos pasa es, indefectiblemente, un segundo "vivido". Pero, vivido en qué sentido? Qué es vivir, acumular tiempo en segundos, o en sensaciones y vivencias?
    En ese sentido está lo curioso, en que el tiempo vivido por nuestra alma, es otro al tiempo vivido por nuestro cuerpo. Y el tiempo que vive nuestra alma, o mente, o como quiera llamársele más o menos emperejiladamente, depende de lo que cada uno considera, percibe, es capaz de ver, sentir, comprender, o vivir en fin.
    Hay segundos que la memoria no recuerda y sí pasaron, y hay momentos en que puede sentirse la eternidad, como algo glorioso quizás, una forma de percibirlo en un momento que no dura demasiado o en una sensación permanente.
    Por eso creo que la persona se forma y es lo que del presente pasa a ser pasado, cuando ella lo nota.

    ResponderEliminar
  5. castrolucas02:45

    Respiramos experiencias para alimentar nuestra sabiduría. y el pasado nos acompaña siempre, pero siempre para dibujar el presente.

    ResponderEliminar
  6. Todo es relativo, "perder el tiempo" es uno de esos conceptos. Y el pasado es parte del presente, lo condiciona de cierta forma.
    un beso

    ResponderEliminar
  7. Totalmente, cada momento se traduce en un aprendizaje que marca mis pasos.
    Siempre trato d ementalizarme en eso para no perder la cabeza.
    Pasa por mi blog =) http://esuncliche.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Anónimo03:47

    todo evoluciona
    se muda, rota!

    precioso
    :)

    ana claudia

    ResponderEliminar
  9. tenés toda la razón, es increíble como tenés siempre la razón en todo
    te felicito, un beso

    ResponderEliminar
  10. "Nada se pierde, todo se transforma"; y así nació la albóndiga.

    ResponderEliminar
  11. Hola! Como prometi y lo prometido es deuda aca estoy, me resulta asombroso el modo en que la vida da sorpresas, y te cuento que siempre pense que cada dia que pasaba, me daba mas fortaleza, lo veo algo asi como el desarrollo de un arbol, que empieza profundizando sus raices, como nosotros lo hacemos con nuestras creencias,hasta que se arraiga tan fuertemente, que es dificil cambiar de parecer, como tu postura del amor, aunque un fuerte viento, con la energia necesaria puede revolver hasta las raices mismas, y dejar al descubierto la verdad.A su vez, el arbol crece hacia arriba, buscando el sol, la iluminacion, y por ende la felicidad(tal como nosotros :p) y cuando ve que no alcanza, extiende sus ramas, y crea mas hojas, impregnadas con la escencia de sus convicciones, de manera que estas pueden ser oscuras y lugubres, como los pensamientos de las personas que entierran sus raices en terrenos inestables y maltrechos, o verdes, si cultiva dulces nutrientes. De cualquier manera, y en relacion a tu hermosa reflexion, y desde la fascinacion que me produce el hecho de que un comentario inteligente genere una activacion intelectual tan fuerte que quiera compartir asimismo lo que tiene en mente, creo que los dias que pasan en mi vida, pasaron a ser una frondosa copa de las mas variopintas hojas, pensamientos generados en momentos tan cambiantes de mi vida como ideas cruzaron por mi mente, como si fuese un helecho rastrero, arrastrado por el viento, sin embargo, siempre me hizo feliz ver esas hojas nuevas...
    Miro con una sonrisa hacia atras, sin arrepentirme de nada de lo que paso en mi vida, ni del tiempo que nunca perdi, simplemente...los viví

    ResponderEliminar
  12. Anónimo01:32

    y si lo que vivis tiene tal magnitud, no hay nabera de que te aburras, porque lo que escribis es muy profundo :)

    Lea, de Kravi

    ResponderEliminar
  13. se transforma... pues yo no estoy tan segura. Aunque celebro tu metáfora acerca de las huellas.

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.