porque no está mal que terminen las historias mientras haya historias que contar

24.2.09

En crudo

Qué bueno que te curaste, Mary. Sería interesante que quienes toman como ejemplo la anorexia de MK, también tomen su recuperación. Pero, claro, es una enfermedad (no entiendo por qué me cuesta tanto metérmelo en la cabeza). Sólo digo que lo primero para no caer en la bulimia o la anoréxia es tener bien claros los principios. Tratar de, aunque sea un uno porciento, ser ajeno a la realidad, a la sociedad cien porciento superficial que nos rodea, a los medios, a la publicidad; y volver a lo que nos enseñaron papá y mamá cuando éramos chiquitos: LO QUE IMPORTA ES LO DE ADENTRO. Lo otro es una capa, es lo que nos protege (si todo nos pegara en el alma, ahí sí que sería horrible). Esto sería para hacer razonar a una bulímica o una anorexica, pero hay que comprender que no están en estado de reflexionar con una impaciente e intolerante como yo. En todo caso con un buen profesional. Pero igual lo digo: nunca van a estar conformes. Van a seguir vomitando o haciendo estúpidos ayunos, para que cada vez se vean más sus horribles costillas. Y todavía sin aceptarse, sin quererse, siguiendo viendose gordas. O sea: la meta es morir. No sé si voluntaria o no (seguramente habrá casos y casos), pero no creo que sea de otra manera. Porque hasta que no se ven conformes con sigo mismas, no paran (salvo que se empiecen a tratar). Y como nunca van a estar conformes, nunca van a parar. ¿Y dónde hay un STOP automático? Sí, señores, en la muerte.

*Lease: soy impaciente, intolerante y me gusta la realidad CRUDA. Si no gusta y parece fuerte, perdón, pero así de asqueroso es el mundo en que vivimos.

5 comentarios:

  1. Gracias, a mi me gusto lo que escribiste aunque sea directo, es asi-no se puede disfrazar la realidad- besos!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la gente que se expresa de una, sin vueltas ni tapujos.

    Pero creo que para no caer en la anorexia o la bulimia uno, además de tener lo que le dijo mamá y papá grabado a fuego, tiene que madurar y entenderse, aceptarse (aunque tampoco la aceptación de TODO va bien porque en esos términos uno puede aceptar hasta la obesidad, que tampoco es bueno). Aprender a quererse un poco más, a discernir entre lo que nos dice la sociedad y lo que nosotros sabemos que está bien. Lógico que uno se puede equivocar, para algo somos humanos, pero está bueno también darse cuenta cuándo se necesita ayuda.

    Yo creo que tanto en los trastornos alimenticios como en las adicciones uno cae por ignorancia. Deberíamos ser consientes de lo que nos podría pasar y aprender a decir que no. Y también, que es un punto que todos los enfermos graves alcanzan, entender que nada es para siempre y de lo único que uno no zafa es de la muerte.


    Y me parece que me fui a la mierda con el comentario :/

    ResponderEliminar
  3. La realidad es cruda, y no podemos tomarla de otra forma porque sería mentirnos a nosotros mismos.
    El tema de la bulimia y la anorexia es algo muy complicado y se lo puede tomar desde muchos puntos de vista. Personalmente pienso que, además de influir la información que nos fue dada de chicos, tiene mucho que ver el amor propio que cada uno se tenga. El aceptarse a uno como es, quererse, y más que nada tener una personalidad bien definida y fuerte para evitar que cualquier medio estúpido y frívolo te haga sentir mal/insegura/insatisfecha y llevarte hasta el punto de hacer cualquier cosa para tener ese cuerpo "pefecto". Seamos realistas, es todo una mentira. Las modelos en general (más las europeas) parecen desnutridas. ¿Cual es el sentido de eso? Estoy harta de que este mundo hipócrita nos venda cosas que no existen. Pero lamento muchísimo más que haya chicas y chicos que tengan que pasar por estas situaciones de las que pocas veces se curan completamente.

    ResponderEliminar
  4. Cada día me parece que el mundo pierde esa calidez que solía tener cuando pensaba que era el lugar más seguro del mundo. Pero como Peter nunca lo hizo, yo crecí y creo que aunque mis primaveras sean escasas, me doy cuenta de lo que pasa a diario; cómo la realidad se distorsiona en algo sin forma ni color.
    A veces me gustaría matar a quien se me pasara por delante (tu sabes, uno de esos días sin ánimos de abrir los ojos al sol opaco), pero me doy cuenta que no es culpa de los transeúntes que todo cambie tan rápida y fríamente. Así que cada día sonrío y veo aquella buena, pero escasa, parte del mundo que late con fiereza, como el corazón de un novato enamorado.
    Me gusta saber que no te dejas llevar por las tendencias y todos los modelos incrustados con morbosidad en esta sociedad, me gusta saber que hay mas personas... diferentes, que algún día llenaremos este mundo con palabras de nuestros mejores poemas, para que así toda esta humanidad dormida despierte.



    besos, bernardita.
    PD: llenaré mis balcones de flores.

    ResponderEliminar
  5. muy inteligente tu reflexion
    que bueno seria que todos pensaran igual..

    me gusta mucho tu blog!
    un besoo

    ResponderEliminar

Yo deslizo, tu deslizas, él desliza, ellos deslizan, nosotros deslizamos, vosotros deslizáis.